Conversación entre el pie y el pene

Conversación entre el pie y el pene

El pie mira para arriba y ve que el pene lo estaba mirando, entonces le pregunta,

  • ¿Cómo andas?
  • Como el murciélago, siempre colgado cabeza abajo, y tú, ¿cómo te trata?
  • Excelente, fíjate que por las mañanas para que no toque el suelo frío me pone unas chancletas, se mete a bañar, me lava muy bien entre todos mis deditos, después me seca muy bien, me pone talquito, luego me enfunda y después me mete en sus zapatos, acto seguido nos vamos a caminar todo el día. Por la noche, que todo me duele me pone en agua caliente, me da masajito con crema y me deja descansar durante toda la noche. ¿Y a tí cómo te trata?
  • Fua, conmigo es un hijo de puta, te cuento, por las mañanas me cachetea varias veces y me dice: “Bueno huevón, párate”, luego me mete todo chueco en el calzoncillo y ando con un dolor de cabeza todo el día que no te lo cuento. Ah! Pero eso sí, a la noche quiere que esté bien firme, pero lo peor de todo, es cada vez que vamos a la cueva, no sabes como me jode su indecisión.
  • ¿Qué cueva?, ¿qué indecisión? Pregunta el pie.
  • Si entro en la cueva, donde apenas quepo; me mete, me saca, me mete, me saca, me mete, me saca y así un buen rato laaaargo.
  • Y entonces qué pasa? Pregunta el pie.
  • ¡Pues que coño va a pasar…. Obviamente me mareo, vomito y me desmayo!!!!

8 pensamientos en “Conversación entre el pie y el pene

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario